Los sanitarios son piezas clave en baños y requieren un elevado grado de higiene, por lo que se hace necesario fijar una respuesta mantenimiento para hacer una limpieza profunda que impedía la proliferación de bacterias y gérmenes que se encuentran allí y que pueden desarrollarse

Tanto en el ámbito doméstico como en cualquier instalación pública, los aparatos sanitarios están en el ranking de elementos que pueden focalizar una mayor concentración de suciedad. El ambiente húmedo favorece la proliferación de todo tipo de microorganismos perjudiciales para nuestra salud.

A esto hay que sumar en muchos casos una excesiva concentración de cal en el agua, y el uso de productos agresivos, que progresivamente hacen desaparecer el brillo original de las superficies de los sanitarios, desluciendo la limpieza del baño.

A la hora de limpiar el baño, estas son las claves de una correcta limpieza de sanitarios.

  1. Ventilación.
  2. Limpieza.
  3. Desinfección.

Ventilación

Una buena ventilación en baños, evitará el exceso de humedad, y por supuesto el mal olor que genera no sólo el uso, sino también el moho producido por esos antiestéticos e insalubres hongos que proliferan en ambientes húmedos, instalándose generalmente en las juntas de las superficies de los aparatos sanitarios, azulejos, y mamparas.

Por lo tanto, una adecuada ventilación, mantendrá más secas las superficies de paredes, y sanitarios, ayudándote a mantener los azulejos limpios y secos más tiempo, e incluso retrasando la frecuencia en la realización de tareas tan pesadas como limpiar azulejos y baño en profundidad.

Si desea terminar de ver el articulo, puede verlo en el Nº 2 de la revista DESINFECTA