Por Esinal Ediciones

Las chinches son tan buenos en esconderse en pequeñas grietas y fisuras que deshacerse de ellos no es una tarea fácil. En el mercado hay una serie de productos y sistemas térmicos disponibles  que pretenden matar los chinches de forma rápida y eficaz. La solución a la mayoría de los tratamientos pasa por llegar a las huevas.

La chinche de cama es un insecto pequeño, de color café, aplanado, que se alimenta solo de sangre de animales. Las chinches adultas miden alrededor de medio centímetro, y son ovales y de color marrón. A veces se confunden con garrapatas o cucarachas. Las fases inmaduras, “ninfas,” se parecen a las adultas, pero las ninfas son más pequeñas y un poco más claras. Aunque no pueden volar, las chinches de cama se mueven muy rápidamente en el suelo, las paredes, el techo u otras superficies. Las chinches hembras ponen los huevos en áreas retiradas, depositando hasta cinco huevos por día y quinientos durante toda la vida. Los huevos son muy pequeños, blanquecinos y difícil de ver sin aumento—cada huevo mide alrededor del 1mm. Al eclosionar, las ninfas (chinches inmaduras) no son más grande que una cabeza de alfiler. Las ninfas pueden sobrevivir por meses sin alimentarse y los adultos por más de un año. Por eso es poco probable que las infestaciones disminuyan simplemente por dejar el sitio de vivienda desocupado…….

Para poder seguir leyendo el articulo pueden hacerlo en el nº 1 de la revista DESINFECTA

Portada Revista DESINFECTA